Visita al Reino de Navarra: Urederra y las Bárdenas Reales.

Hace poco más de dos semanas atrás (como veis, con la tontería, lo de escribir se nos dilapida en el tiempo) en uno de esos días tontos de entre semana, y después de haber superado alguna incompatibilidad horaria y algún pequeño problema de taller con el coche, al fin pudimos irnos de excursión.

En un inicio el asunto iba a ser ir solo al nacimiento del río Urederra en Baquedano, Navarra, pero al final estiramos un poco nuestro trayecto para acercarnos a las conocidas Bárdenas Reales.

Saliendo medianamente temprano y después de recoger a Emma de las clases practicas de conducir pusimos rumbo a tierras navarras. Contando con que el coste de la autopista que une Zaragoza y Pamplona es alto y siendo que no teníamos prisa decidimos hacer el recorrido por la nacional, primero la N-232 hasta Tudela y luego la N-113 dirección Pamplona, el recorrido total de Zaragoza a Baquedano no supera las 3 horas incluso por nacional, la carretera, a pesar de algún tramo en obras es bastante transitable hasta Tudela y genial de Tudela en dirección a Pamplona.

Así pues, casi 3 horas de coche después de haber salido, a eso de las 12 y algo del medio día estábamos aparcando en el parking previsto para las visitas al nacedero en el pueblo de Baquedano.
Baquedano es un pequeño municipio de la Comunidad Foral de Navarra, casi limítrofe con la provincia de Vitoria y a unos 20 kms de Estella. El pueblo se nutre principalmente de su atractivo turístico, el Nacedero del río Urederra (que en vasco significa agua hermosa) y cuenta con varias casas rurales para el turismo de interior.

Una vez en el parking, pagamos el pertinente coste de la estancia. La tarifa del parking es simbolica (2€ por vehículo) y sirve para el mantenimiento del parque natural conformado entorno al nacedero. Y nos pusimos ¡rumbo a la aventura!

El recorrido es sencillo, y simplemente se complica en algún tramo por consecuencia de los varios afluentes que van llegando de las paredes montañosas al río y que hay que ir pasando conforme avanzamos. El recorrido total de subida, parándonos con toda la calma del mundo a hacer fotos y demás es de unas 3 horas, y de bajada poco menos de 2.

Nacedero de Urederra (2 de 6)
Posiblemente lo que mas llame la atención sea el color de su agua, ya que es cristalina.

Las características de las pozas en las que el Urederra va creando remansos permiten que aún se pueda apreciar mas la pureza del agua que baja, los fondos rocosos con un toque verde crean una combinación de colores junto el azul del agua que hacen las delicias de cualquier fotografía a la que se preste. Las numerosas caídas de agua crean el punto perfecto para fotografías de larga exposición. En la foto siguiente, a pesar de no disponer de un filtro de densidad neutra podéis haceros una idea de lo que digo.

Nacedero de Urederra (4 de 6)
Con exposiciones máximas de unos 4 segundos (el sol dando de lleno y cerrando el diafragma a lo máximo que se puede) se pueden crear efectos sedosos muy atractivos para acabar de conformar un paisaje que cualquiera diría esta sacado del caribe.

El río avanza entre el bosque, con un contraste de luces y sombras que ayudan a que su apariencia sea mas destacada.

Nacedero de Urederra (5 de 6)
El entorno esta perfectamente conservado y la actividad humana solo se puede ver en la adecuación de la senda, con algún apoyo en las zonas de difícil acceso y para evitar el acceso al baño en las pozas.

Por fin llegamos al inicio de todo, tras la larga caminata nos tocaba ahora por fin descansar, aprovisionarnos de fuerzas y un par de bocadillos mientras observábamos el nacimiento del río. Particularmente a nosotros nos pareció lo que menos interés tiene de todo el recorrido, pues lo mas bonito de ver esta a lo largo del ascenso, aún así es un lugar genial para descansar un poco y comer antes de comenzar de nuevo el descenso hasta el pueblo de Baquedano.

Nacedero de Urederra (6 de 6)
Caída principal, origen del río, la zona esta rodeada de piedras en las que descansar.

Una vez arriba del todo nos quedaba por hacer lo mas sensato… bajar de nuevo, así que emprendimos de nuevo camino y en poco menos de 2 horas estábamos entrando al pueblo. Como advertencia/consejo os diré que justo a la salida del pueblo hay una caseta con maquinas expendedoras de refrescos y algún snack, a un precio bastante popular para el paraje en el que se encuentra es un buen sitio para hacer un stop antes de volver al coche.

Dando por finalizada nuestra visita, y considerando que era temprano todavía, decidimos poner una parada entre nuestro origen y Zaragoza, y visitamos el Parque de las Bárdenas Reales de Navarra.
Para acceder deshicimos nuestro camino hasta poco antes de llegar a Tudela donde tomamos el desvío a Arguedas y de allí, al pasar el pueblo tomamos el camino en dirección norte que accede a la entrada principal del parque y a su oficina de información.

10 minutos de carretera sinuosa, aunque muy bien adecuada y estábamos en la oficina de turismo. Entramos a pedir información y nos sorprendió lo bien organizado del lugar, con un personal muy agradable que nos explicó la visita y como realizarla y unas instalaciones nuevas y modernas que se integran muy bien con el entorno de las Bárdenas.

Armados con mapa y muchas ganas de descubrir el paraje pusimos rumbo al recorrido del parque. Este consta de un recorrido circular que recomiendan hacer en coche o en bici y rodea la base militar situada en el centro.

El recorrido completo en vehículo, unos 30 y pocos kilometros se realiza en algo mas de una hora haciendo las paradas pertinentes para ver el paisaje.

Bardenas Reales (1 de 6)
La belleza del paisaje nace de lo desolador y desértico, donde las formas creadas por los montículos de piedra y tierra se moldean a merced de los elementos creando un entorno singular.
Bardenas Reales (2 de 6)
Aquí Emma, Reina de las Bárdenas Reales de Navarra.

La atracción principal y símbolo del parque es el Cabezo de Castildetierra, una formación arenosa que se sostiene por la presión que ejerce la roca que lo encabeza sobre la arena del montículo permitiendo así que esta se mantenga unida y creando una forma muy particular.

Bardenas Reales (4 de 6)
Cabezo de Castildetierra, figura principal del parque, es la formación mas curiosa de este paraje desértico.
Bardenas Reales (5 de 6)
El contraste del cielo y la tierra en todo el entorno es muy fuerte, ademas de que contamos con la suerte de un día muy despejado el azul y el marrón crean un paraje abrumador tanto en condiciones como en amplitud.

Finalizado nuestro recorrido por el parque salimos de nuevo por el mismo acceso que habíamos entrado (deciros que el parque cuenta con varios accesos a diferentes zonas que se pueden ver en el recorrido de Tudela a Pamplona, pero que el más conocido es este por su acceso a la oficina de turismo y simplicidad para el recorrido), y poner de nuevo rumbo a Zaragoza.

El dia nos cundió mucho mas de lo que habíamos esperado, pasando de un paraje verde y azul como es el nacedero a uno desértico y seco como son las Bárdenas Reales, y lo mejor es que uno del otro no están separados mas que por 100 kms que vale la pena recorrer si estas de visita por la zona.

Hasta aquí el artículo, poco mas que deciros de estos dos parajes salvo que si los visitas nos comentéis que os han parecido y compartáis vuestra opinión y sensaciones.

Os diría que muy pronto habrá mas pero ahora mismo no puedo aseguraros esto, así que disfrutad todo lo que podáis de este artículo y un saludo.

Pedro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s