Dos días en la capital de Bretaña: Rennes

Capital de Bretaña y destino preferente de Emma, de una forma inesperada apareció en mi email un par de billetes de Flixbus y una reserva de habitación de AirBNB, ¡Sorpresa! ¡nos íbamos a Rennes!

Así que ya nos veis a nosotros dos, con todo el sueño, a la 1:30 de la madrugada cogiendo el bus dirección norte, salíamos de Bordeaux a Rennes. Cinco horas y media de autobús nos llevaron del verde a lo más verde, dejamos Aquitania atrás para desplazarnos a una región que probablemente fuera hasta más humedad, y así, a las 7:10 de la mañana, llegábamos a la estación.

Con sueño, hambre, y las típicas cosas que uno sufre cuando se despierta nos pusimos en marcha en busca de una cafetería en la que poder desayunar… ¿Sabéis a que hora se despiertan los franceses un festivo? Así pues no pudimos desayunar hasta pasadas las 10  mas aprovechamos y en nuestra búsqueda de víveres dimos una primera vuelta por el centro de la ciudad, vacío y todavía dormido, que nos permitió ver lo que luego sería un hervidero de bretones y turistas yendo y viniendo.
Conseguimos desayunar en un Subway que aun estaba abriendo.

Rennes_Mayo_2016-2
Parlamento de Bretaña a primera hora de la mañana – Fuji X-T1 27mm – 1/180-f/6,4-ISO200

Acudimos a nuestro piso de AirBNB, una residencia de estudiantes al sur de la Gare. Nuestra anfitriona, una escritora freelance china que se comunicaba con nosotros por SMS nos dio la bienvenida y las llaves, dejamos nuestras mochilas, cogimos nuestros tuppers de comida y nuestras cámaras y salimos a la aventura.

Rennes_Mayo_2016-26
Catedral de Saint-Pierre y Emma – Fuji X-T1 Panorámica vertical de 3 tomas a 27mm 1/125-f/9,0-ISO400

Volvimos al centro, pasando por delante del Parlamento de Bretaña de nuevo para ir a la oficina de turismo a por un mapa de la ciudad, nuestra primera parada, una capilla y sala de exposiciones de la ciudad anexa a la oficina de turismo, un poco de información extra y seguimos nuestro camino.

Cerca de la oficina de turismo se encuentra la Catedral de Saint-Pierre de Rennes, de estilo neoclásico y finalizada de construir a mediados del siglo XIX pertenece a la archidiócesis de Rennes-Saint Malo y es el templo religioso más importante de la ciudad.

Breve visita al interior de la catedral (vale de largo la pena ver su interior) y proseguimos nuestro paseo.

De aquí salimos al norte, por la Rue de Juillet para cruzar las puertas Mordelaises y su puente levadizo y seguimos dirección noreste para llegar todo recto a la Place de Saint-Michel. De aquí seguimos dirección sur hasta llegar a la Rue de Toulouse y poner rumbo este para llegar a los Jardines de Saint-Georges.
Por el camino hicimos un alto en la Place de Champ-Jacques para hacer una foto a las fachadas de sus casas, la fotografía que tenéis de portada en el artículo.
Palacio, ahora utilizado como acuartelamiento de la policía, y jardines, son un conjunto digno de ver, representa la facilidad de las tierras bretonas para el verde y las flores y un pequeño paseo por su interior vale de largo la pena. Tened cuidado lo único, tiene horario y a las 7:30 de la tarde cierra.
De aquí, y aprovechando la operación “Todos a la Ópera” celebrada este fin de semana en toda Francia decidimos hacer un alto en la Casa de la Ópera de Rennes para conseguir un par de billetes para el ensayo de la función de la tarde siguiente.

Rennes_Mayo_2016-10
Palais et Jardins de Saint-Georges – Fuji X-T1 a 27mm- 1/180-f/10-ISO200

Volvimos sobre nuestros pasos por la Rue Gambetta arriba, esta vez para seguir hasta la Église Saint-Melanie y la entrada del Parc du Thabor.

Rennes_Mayo_2016-15
Plaza a la entrada del Thabor – Fuji X-T1 a 27mm – 1/125-f/14-ISO200

El Parc du Thabor se alza como pulmón de la ciudad de Rennes con sus más de 10 hectáreas de terreno plantado en el que conviven un jardín inglés, un jardín francés, una Orangerie y un jardín botánico. La primera datación del parque es dada del siglo XVII como una pequeña colina sobre la ciudad, perteneciente el terreno a la Abadía de Notre Dame de Melanie, más adelante, en el siglo XIX sería cuando se alzaría el primer invernadero y tras varios presupuestos rechazados para construir un invernadero mayor se construiría el actual pasado la mitad del siglo, muy similar en apariencia al de la ciudad de Burdeos, y la Orangerie. El invernadero fue reconstruido de nuevo tras los bombardeos de 1944.

Rennes_Mayo_2016-13
Jardin floral en el Thabor – Fuji X-T1 a 27mm – 1/125-f/8.0-ISO200

El Jardin Botánico contiene más de 3000 especies de flores y plantas, siendo uno de los principales exportadores de semillas a otros jardines del mundo y se reconoce fácilmente por su forma circular. Por otra parte la rosaleda del parque contiene la variedad particular de Rosa de Rennes, creada por Michel Adams.
Para que nos hagamos una idea de la importancia del parque para la ciudad este está categorizado como “Tipo 1” lo que indica que el parque recibe todos los tipos de cuidados que precise para su mantenimiento, en cualquier aspecto.
Aprovechamos para comer y descansar en el parque lo que quedaba de tarde, a eso de las 18 decidimos poner de nuevo rumbo al apartamento para ducharnos, cenar y acostarnos, las 5:30 horas de la noche anterior en el Flixbus nos habían pasado factura.

Amanecimos el sábado con el cielo despejado sobre Rennes, la previsión de lluvias y

Rennes_Mayo_2016-16
Vistas de Rennes desde nuestra habitación – Fuji X-T1 a 82mm – 1/250-f/8.0-ISO200

tormentas no acertó de momento y pudimos comenzar el día disfrutando de buena temperatura y sol.
Puesto que el primer día nos había cundido cantidad dejamos para el segundo lo más alejado del centro, visitar Sciences Po Rennes y el Parc des Gayeulles, más al noreste de la ciudad.
Así entonces pusimos rumbo al norte bien entrada la mañana, volviendo al centro y retomando la Rue de Gambetta hasta llegar al complejo de Sciences Po Rennes.
Emma tenía especial interés en visitarlo ya que ella estudia en Sciences Po Bordeaux y el edificio de la capital bretona le parecía el más bonito de todas estas Grandes Écoles.

De aqui ahora al este seguimos avanzando por las calles del extraradio de Rennes para llegar al Parc de Gayeulles. No tan trascendental para los bretones como el de Thabor, se extiende por casi seis veces la extension de este, lleno de lagos, enormes árboles y praderas se convierte en un lugar idílico para pasear un domingo por la mañana, tumbarse un rato al sol o comer un picnic con los amigos.
Tras un buen rato tumbados en el césped volvimos para el centro. Comimos en un restaurante Subway, un bocadillo compartido y decidimos pasar el tiempo que nos quedaba hasta la hora de la ópera en visitar el centro de arte contemporáneo de la ciudad llamado La Criée.

Rennes_Mayo_2016-3
La Ópera de Rennes, con 650 asientos, se convierte en uno de los principales atractivos culturales de la ciudad – Fuji X-T1 a 18mm – 1/180-f/8.0-ISO200

No nos dejó indiferentes al encontrar una exposición que un conjunto de artistas habían hecho en las costa bretona y que ahora se recogía en esta sala. Eso si, el centro es diminuto, son solo dos salas así que la visita fue breve.

La hora se acercaba y pusimos rumbo centro para hacer un pequeño stop en le Brioche Dorée y acudir a la ópera. Nuestra visita fue de lo más agradable, ninguno de los dos había acudido antes a un espectáculo de este tipo y la experiencia fue muy grata, la ópera por dentro se alzaba como un recinto abovedado precioso y acogedor perfecto para disfrutar de una buena obra.

Rennes_Mayo_2016-22
Representación de “La Cintia Jardinera” en la Opera de Rennes – Fuji X-T1 a 82mm – 1/125-f/4.5-ISO800

La compañía que ensayaba tuvo la amabilidad de mostrarnos más tarde, al finalizar el ensayo, el completo del acto que estaban practicando lo cual nos dejó con un muy buen sabor de boca a ambos.

Al finalizar la sesión pusimos rumbo a tomar la que sería nuestra última cena en la capital, y por lo tanto y para honrar nuestro destino decidimos ir a un restaurante especializado en galettes de sarrasin típicas bretonas llamado La Gavote (41 Rue de Saint-Georges) donde hicimos buen acopio de sendas galettes vegetales y de queso y una de manzana y caramelo de postre.

Rennes_Mayo_2016-25
La Gavotte (41 Rue Saint Georges)

De aqui ya, eso si con la tripa llena, nos volvimos paseando a la estación para esperar nuestro bus de vuelta a Burdeos y acabar así nuestra pequeña escapada de dos días al norte francés.

Acabar diciendo que Rennes es una ciudad moderna espectacular en la que se ve claro el esfuerzo que se invierte en tener actualizado todas las infraestructuras y patrimonio (es la ciudad más pequeña con metro de toda Francia) y que la visita queda más que recomendada si como nosotros queréis hacer una escapada low cost o si la quereos visitar a todo trapo, queda decir que en cualquier caso tiene bastantes cosas que ofrecer, aunque en dos días da perfectamente tiempo a ir a Saint-Malo o a Saint-Michel.

 

 

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me ha encantado tu blog, las fotografías son preciosas. Te sigo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias por el cumplido 🙂

      Me gusta

  2. Vaya! De haber sabido que veniais os habríamos invitado a una buena cerveza…

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Vaya pena! de haberlo sabido… siempre nos quedará poder compartir lo sabido en nuestra común tierra, Aragón 🙂

      Le gusta a 1 persona

      1. claro! a la vuelta os descubriremos los mejroes secretos de los Monegros. 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s