Paseo en bici al sur del Spree: Berlín Nº3

El tercer día de nuestro viaje por tierras alemanas fue bastante intenso: porque madrugamos mucho, pero sobre todo porque alquilamos un par de bicis. Y la verdad, es una muy buena idea, y más si visitáis Berlín en una época más calurosa, ya que la ciudad se extiende muchísimo y la bicicleta os permitirá recorrer largas distancias disfrutando más de las vistas que en el metro.

_DSF2754
DALUMA, Weinbergsweg 3

Habíamos reservado una visita al Reichstag a las 9h pero queríamos primero pasar por un café que encontramos preparando el viaje. Se llama Daluma y su estética, tanto de la comida como del sitio en si, es muy depurada. Los escalones ejercen de mesas y están repletos de cojines y mantas que incitan a quedarse. No obstante, la comida nos decepcionó bastante, a lo mejor fue culpa de nuestra elección pero le faltaba sabor.

Volvimos a coger rápidamente las bicis y no dirijimos al Reichstag. Tras perdernos un poco, llegamos a este edificio monumental construido en 1894 y pudimos experimentar la rigidez alemana: por llegar cinco minutos tarde no nos dejaron unirnos a la visita. Accedimos por lo tanto con un audioguía a la cúpula. El incendio de 1933, que de hecho le sirvió a Hitler para ilegalizar al partido comunista como supuesto responsable, y los destrozos por la 2GM, obligaron a la reconstrución del edificio. Esto se hizo de manera bastante trangresora, apelando a arquitectos modernos a los que se dejó bastante libertad. La cúpula, diseñada por Norman Foster,  se añadió durante las reformas y se ha convertido en una atracción turística de primer nivel y en un símbolo de la ciudad. A parte de ser bella arquitectónicamente, sus carácteristicas están diseñadas para hacer del Reichstag un edificio ecológico. Las pérdidas de calor se minimizan mediante los acristalamientos y aislamientos especiales. Más de 300 m² de placas fotovoltáicas instaladas en el techo y dos generadores que funcionan con combustible biodiésel satisfacen el 82% de las necesidades energéticas del Reichstag y los edificios públicos colindantes. Tambien facilita la iluminación, ya que la luz solar se enfoca hacia el interior de la sala principal del parlamento por medio de 360 espejos dispuestos formando un embudo gigante, como vereis en la imágen.

El audioguía es muy útil, iba siguiendo nuestros pasos mientras subíamos por las rampas y explicando detalladamente los edificios y monumentos que ibamos viendo.

_DSF2757

Después de abastecernos en calor en el Starbucks de la Puerta de Brandenburgo y echarle un vistazo al monumento del Holocausto, nos adentramos en el Tiergarten. Se traduce por “jardín de animales” en castellano, ya que en sus principios era un lugar de ocio reservado a la aristocracia prusiana como coto de caza de jabalíes y ciervos. Empezamos nuestro recorrido por el sudeste del parque para pasar por la estatua de Rousseau y alcanzar por ese camino la famosa columna de la Victoria. Dimos una vuelta por la parte superior del “pulmón verde” de Berlín en el que se puede ver el Palacio de Bellevue y la Casa del té. Finalmente salimos por el lado más al Oeste, aunque si vais en época estival os recomiendo tomar algo en el Biergarten.

_DSF2781

Bordeando el Tiergarten, y por lo tanto el Jardin zoológico, llegamos a uno de mis monumentos preferidos de la ciudad: la iglesia del recuerdo o Kaiser Wilhelm Gedächtniskirche. Este lugar de culto nunca tuvo ningún rol relevante en la historia berlinesa, pero fue una de las muchas iglesias destruidas por lo bombardeos de la guerra. A diferencia de las demás, se dejó intacta como memorial de estos succesos. Su ubicación, entre edificios muy modernos y reconstruciones  en cemento de la nueva iglesia realza su carácter insólito.

No muy lejos de ahí se encuentra la culminación del estilo arquitectónico contemporáneo de Berlín, la Postdamer Platz. Al principio era simplemente un cruce entre calles pero a finales de la década de los 90 retuvo la atención de las autoridades por estar situada cerca del centro. El consejo municipal decidió dividirla en cuatro partes y dejar cada una de ellas a un inversor privado.  Uno de ellos fue Daimler-Benz que mandó construir entre otros el imponente Potsdamer Platz No. 1, el más conocido es sin duda alguna el Sony Center, considerado uno de los más bellos ejemplos de arquitectura moderna de Berlín. Ha sido y sigue siendo muy criticado pero a pesar de ello recibe 70 000 vistantes cada día y es el meet-point de los cinéfilos debido a sus 40 salas repartidas en 3 cines y a su Filmmuseum.

Nos volvimos a subir a las bicis y emprendimos un recorrido de 25 minutos para llegar al East Side Gallery. Recorrimos el barrio de Kreuzberg, perteneciente a Berlin-Oeste en los tiempos de la guerra fría. A pesar de pertenecer a la parte más rica, era un barrio popular en el que la concentración de inmigrantes es relevante, de hecho se le llama “El pequeño Estambul” por su importante población turca. También fue el escenario de una cierta contracultura de izquierdas. Hoy sigue siendo una parte de las más populares de Berlín a la que se le han sumado artistas y hispters. Me gustó mucho este barrio porque tiene un aspecto alternativo muy característico de la ciudad, pero sin obras o construcciones modernas de por medio.

Para cruzar el Spree, habíamos pensado pasar por el Oberbaum, conocido como ‘puente rosa’. Su aspecto ha sido modificado numerosas veces, primero fue de madera, luego fue reconstruido para la Gran Exposicion Industrial de Berlín en 1896, sirvió de frontera en la Guerra Fría, se le añadió un metro, etc. Después de la caída del Muro de Berlín y la reunificación alemana al año siguiente, el puente fue restaurado con su antiguo aspecto, sin embargo se instaló una nueva sección central en estructura de acero, diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava.

_DSF2798

Tras una cuantas fotos de las vistas desde este puente, como podreis ver en la foto de portada, nos dirijimos hacia el East Side Gallery. Personalmente me pareció un poco decepcionante. Es, como ya sabreis, un trozo de muro repleto de grafitis, la cara que da al rio es bastante agradable para pasear aunque de ese lado los dibujos no me parecieron muy interesantes. Los más bonitos y representativos

_DSF2808
Bruderkuss, en la East Side Gallery

se encuentran en la cara norte, como el Bruderkuss o las cabezas de Thierry Noir. Esta parte está en mi opinión muy mal adaptada al público: la acera es muy estrecha y con coches aparcados, una avenida pasa por ahí por lo que tomar perspectiva para ver las pintadas es imposible,  además, en nuestra visita, el muro estaba vallado por actos bandalicos recientes. Creo que es un sitio al que ir pero al ser uno de los lugares emblemáticos de Berlín nos esperabamos mucho más.

Volvimos a coger las bicis y buscamos una galeria de arte que tras tres mil vueltas por el barrio Friedrichshain, no encontramos. Por lo tanto, y ya que nuestras tripas empezaban a rugir, cogimos el metro en dirección este para ir a un kebab que recomendaban en nuestra guía. Un dato importante si alquilais bicicletas por Berlín: es posible llevarlas en el metro a todas horas, siempre que os metais en el primer vagón.

El kebab en el que cenamos tiene la particularidad de, como no, ser un kebab vegano. Es uno, si no es el único, de los pocos en el mundo en ofrecer esta comida tan típica adaptada a vegetarianos por lo que nos moríamos de ganas de probarlo. Se llama Vöner, y fue sin duda un gran descubrimiento (tanto que Pedro volvió al día siguiente para pedir kebab y currywurst para llevar).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s