¿ Qué hacer en Burdeos cuando llueve ?

He llegado a ver llover durante 10 días sin descanso en esta maldita ciudad. A pesar de que, como decía una compañera de clase refiriendose a la cantidad de gente en las redes sociales que declara que le encanta ver llover, “La lluvia se ha vuelto mainstream”, a mi no suele hacerme gracia. A no ser que tenga planeado pasarme todo el domingo deleitándome con la división de poderes en la segunda república francesa, la lluvia impide hacer muchas cosas cuando queremos hacer turismo.

Teniendo en cuenta el hecho de que Burdeos es la ciudad que cuenta con más dias lluviosos de toda Francia, es probable que llueva en tu estancia. Pero no por ello deberías dejar de visitarla, ya que ahora tienes una lista de cosas que hacer en estos casos.

  1. Museos

Burdeos está repleta de museos comparada con otras ciudades de misma dimensión. Si te interesa la historia de la region de Aquitania y su pasado en el comercio triangular, el Musée d’Aquitaine es para ti. También organizan exposiciones temporales sobre historia del mundo realmente interesantes. Ahora mismo albergan un proyecto artístico de memoria histórica sobre la guerra en Colombia, o más bien “La guerra que no hemos visto”.

Otro museo relacionado con la historia es el Centre Jean Moulin, que trata de la resistencia francesa en la 2GM.

Si buscas algo más artistico, el tradicional Museo de Bellas Artes es de los museos más recomendados y justo en frente se encuentra el Museo de Artes decorativas y del Diseño.

Pero Burdeos destaca sobre todo por su oferta en arte contemporáneo. El CAPC merece la pena solo por ver como ha sido rehabilitado un antiguo depósito de la era colonial en museo. Sus exposiciones duran 6 meses y permiten descubrir un artista actual . Si prefieres conocer la historia del arte de estos últimos 30 años, el FRAC Aquitaine, a pesar de ser un fondo regional, propone esta retrospectiva con obras de artistas de la talla de Henri Cartier-Bresson o Jeff Koons.

Mi preferido sin duda es el Institut Culturel Bernard Magrez. Consiste en obras contemporaneas del mundo entero elegidas por el mecenas B. Magrez, que tambien acoge a artistas en su planta superior y fomenta la creación con diversos concursos. Lo que más me gusta de este museo es que está situado en un antiguo hotel particular, y que el contraste entre arte moderno/arquitectura y jardines del XVIII es precioso.

IMG_0354
El Hotel Labottière, transformado en museo por Bernard Magrez, un magnate del vino al que llaman “El hombre de los 40 castillos”.

2. Pararse en un café

Como en cualquier ciudad, hay una infinidad de sitios en los que beber un té, un café o lo que más apetezca. Yo recomiendo por ejemplo La French Toast, al lado de la catedral, porque es un lugar muy acogedor y perfecto para almorzar o merendar. De paso, podeis aprovechar para pasar por YellowKorner, una galeria de fotografía artística con obras muy originales (y a la venta).

El Black List Café destaca por la calidad de su café, y si preferís un té, L’autre salon de thé es centrico y agradable aunque suele estar lleno y en ese caso el ruido es bastante molesto.

IMG_2016-03-28 13:23:01
Books & Coffee, 26 Rue St James

Finalmente recomendar el Books & Coffee, que como os imaginareis es un lugar muy cuco con abundantes libros y una oferta que va desde el brunch hasta platos para cenar. Recientemente han sacado un postre muy original en el “comes un capuccino”. Cuando nos lo dijo el camarero no lo entendimos pero al probarlo, es realmente eso y está espectacular.

  1. Ir a ver un espectáculo al Grand-Théatre

Este edificio que seguramente hayas visto, alberga en su interior la Opera nacional de Burdeos. Es posible visitarla, y vale realmente la pena, concertando una visita antes. Pero otra manera de vivirla es evidentemente asistiendo a cualquiera de sus eventos. Propone mucha variedad de espectáculos, y si compráis la entrada el mismo día tienes un 50% de descuento.

Tambien propone una fórmula original a la hora de comer llamada “Les midi musicaux”  en los que por diez euros, 1€ para los menores de 26 años, asistes a un concierto de descubrimiento musical.

  1. Ir al cine

Es cierto que si no dominas el idioma del país en el que te encuentras, esta actividad resulta difícil. Sin embargo si controlas el inglés muchos cines proponen películas en versión original.

Si hay uno que recomiendo es el cine Utopia. El lugar en sí es insólito, ya que el cine está ubicado en una antigua iglesia. Todas sus películas son en VOSF y si no os tienta al menos pasaros por su cafetería y vivid el particular ambiente de este lugar.

  1. Pasear por la biblioteca municipal

La principal biblioteca de Burdeos es la Bibliothèque Mériadeck, que particularmente me parece un buen lugar para pasar el rato. Es una de las más grandes de Francia con 9000 m2 accesibles repartidos en 5 pisos.

No solo puedes encontrar libros en cualquier lengua, si no que también puedes escuchar música, descansar en sus sofás y hay hasta una sala para jugar a videojuegos.

Finalmente aclarar que, a pesar de que Burdeos tenga muchos días lluviosos, la lluvía no suele durar, así que esto son métodos para seguir descubriendo lugares durante ese rato.

Burdeos ofrece muchas posibilidades de espacios cubiertos, pero personalmente pienso que es una ciudad hecha para pasearla. Por una parte debido a su relativamente pequeña extensión, y segundo porque por algo su centro está declarado Patrimonio de la Humanidad desde 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s